Llevaba su foto en la mano

Llevaba su foto en la mano.

Quedaba poco tiempo, solo podía correr, el mundo se acababa y la vida se escapaba entre los gigantescos rascacielos de la gran manzana. El cielo sangraba, ruidosas naves lo cruzaban con la esperanza de poder escapar de esa tormenta de arena, electricidad y miseria, mientras sonaba por los altavoces una metálica voz pidiendo calma. La herida de la pierna todavía le dolía, pero no podía frenarse, debía llegar, se lo había prometido. La gente despavorida corría por todas las direcciones, se chocaban contra él, no eran más que animales asustados agarrándose a la vida.

No tardó más de quince minutos en llegar a la plaza, apenas quedaba gente en esta parte de la ciudad, la inmensa fuente, en otro tiempo llena de agua y vida, solo era un monumento de polvo más. Atravesó el lugar tan pronto como pudo, y se dispuso a subir las gigantescas escaleras del antiguo palacio de la república. De pronto, el cielo se estremeció, la tierra tembló, y él, cayó al suelo. Rodó escaleras abajo. La pierna le dolía mucho, no podría aguantar mucho más así. Pero no podía hacer otra cosa. Se levantó, y siguió corriendo escaleras arriba, como el hombre que ha perdido todo salvo su futuro.

El palacio estaba totalmente vacío. No se oía nada. Corrió por el pasillo principal, y giro hacia la derecha al final del mismo. Estaba cerca, lo iba a conseguir, ya veía la puerta. Un nuevo temblor todavía más fuerte sacudió el edificio entero. Columnas se desplomaron desde el techo como gigantescas plumas de piedra. Atrapado por los escombros no pudo hacer nada. Miro su reloj. Faltaban casi cinco minutos, pero no podría moverse de allí nunca más. Todo se acababa, y sin embargo todavía le quedaban cinco minutos de vida, cinco minutos de dolor, de recuerdos, y de falsas promesas. La había fallado. Comenzó a llorar. Las dulces lágrimas se mezclaron con el polvo de su cara produciendo una extraña sensación en su irritada piel. Gritó. Todo se acababa. Llevaba su foto en la mano.

Acerca de Álvaro Martín

Con arte, al fin del mundo

Publicado el 26/04/2011 en Relatos y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. alexandernst

    Me ha gustado muchísimo! Todas tus entradas son impresionantes! Sigue asi😉

  2. Gracias Alex !!!🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s